Ir al contenido principal

11 Cosas que aumentan (o no ) la felicidad

Aunque sea indirectamente, todos buscamos de una u otra forma la felicidad,  el bienestar personal, o un  grado de satisfacción óptimo en la vida. Conseguir metas, superar retos, sobrevivir al día a día,  ayudar a los demás, o dejarse llevar por los placeres de la buena vida, todo se resume en alcanzar la felicidad.

Para ello, hay cosas que ayudan, y cosas que aunque lo parezcan, no lo hacen tanto.

El dinero.


Ya lo dice el proverbio, "el dinero no da la felicidad". Aparte de la pobreza extrema, que produce insatisfacción, a partir de un nivel económico en el que se tienen las necesidades básicas, tener más dinero no aumenta la felicidad de forma notoria (según un estudio de la revista Forbes sobre las cien personas más ricas, que tienen un patrimonio superior a 125 millones de dólares, sólo son ligeramente más felices que el norteamericano medio). Habría que plantearse si vale la pena ganar un poco más de dinero y renunciar a estar con los hijos o los amigos, para subir nuestro nivel de bienestar sólo un poco.

Influye más la importancia que se le da al dinero en la felicidad de las personas, más que el dinero en sí. Cuando se le da importancia excesiva, es contraproducente, los que valoran más el dinero que otros objetivos, están menos satisfechos con sus ingresos y con su vida en general.

El matrimonio.


Según las encuestas, los casados son más felices (el 40% afirman que son "muy felices", frente a sólo un 24% de los solteros, divorciados o viudos). La ventaja se mantiene independientemente de si son hombres o mujeres, y del nivel de ingresos. Pero, no basta con estar casado, las personas que no son satisfechos con su matrimonio tienen un nivel más bajo de felicidad o bienestar que los solteros o divorciados.

Vida social.


Las personas más felices tienen una vida social más rica y satisfactoria y pasan menos tiempo solas.

Emociones negativas.


¿Es necesario reducir las emociones negativas para tener más positivas? En contra de lo que se piensa, el hecho de sufrir desgracias no implica que no se puedan tener alegrías también. Las mujeres tienen más depresión que los hombres pero también experimentan más emotividad positiva.

Edad.


Aunque un estudio de hace varias décadas de Wilson llegó a la conclusión de que los jóvenes eran más felices, actualmente se piensa que lo que cambia con la edad es la intensidad de las emociones, las positivas y las negativas. La satisfacción con la vida aumenta ligeramente con la edad, la afectividad agradable se reduce un poco y la afectividad negativa no cambia.

Salud.

La salud no es imprescindible para tener felicidad. Lo importante es la percepción subjetiva de la salud, valorarla de forma positiva. Sólo cuando la enfermedad es grave y duradera, el nivel de felicidad baja, pero no tanto como se podría prever.

Nivel de estudios, clima, raza y género.


Tampoco inciden en la felicidad. Un mayor nivel de estudios hace que se obtengan mayores ingresos, pero influye de manera leve. Nos adaptamos al clima completamente, ser de una determinada raza no está relacionado con la felicidad de forma sistemática, y entre hombre y mujeres, estas son más infelices pero también sienten más emociones positivas.

Religión.


Las religiones infunden esperanza en el futuro y otorgan sentido a la vida, por lo que inciden positivamente en la felicidad.

Foto: Dasha

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.

La competencia de trabajo en equipo

¿Te gusta trabajar solo o prefieres trabajar en equipo? ¿piensas que se trabaja igual individualmente y en equipo?  ¿crees que son necesarias las técnicas de  Team Building  y de  motivación laboral ? En este artículo te explico lo que es la competencia de trabajo en equipo. Los cambios que han experimentado las organizaciones en las últimas décadas -cambios estratégicos, económicos y tecnológicos- está provocando que la manera de trabajar sea más colaborativa o cooperativa entre los trabajadores que las integran. La complejidad de las organizaciones y del mundo laboral en general generan diferentes situaciones que requieren diversidad de habilidades, adaptabilidad y altos niveles de conocimiento, y el trabajo en equipo es el modelo óptimo para conseguir la ventaja competitiva  en la empresa que permite aumentar la productividad, la innovación y la satisfacción en el trabajo. La colaboración y cooperación entre los miembros de la organización son necesarias para realizar las tareas, p