Ir al contenido principal

Magia con fines terapéuticos

La relación médico paciente también es importante en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades, a menudo se da más importancia a los resultados clínicos que a esta relación. Eduardo Montoya Pérez publicó un trabajo este año sobre cómo puede influir la magia o el ilusionismo en la relación psicólogo paciente en los niños .

En palabras de este autor “el ilusionismo como arte para ilusionar a los órganos de los sentidos, que hace pensar y sugestiona, es una experiencia positiva que hace reír y relaja”. Se engloba en lo que se llama arteterapia, la unión de recursos artísticos y psicológicos para analizar los conflictos y solucionarlos a través del desarrollo de la imaginación y el cambio de percepción del medio.

Este autor propuso introducir el uso de la magia como recurso terapéutico, para enriquecer emocionalmente la relación psicólogo-paciente. Con la magia el niño participa de forma activa, piensa, permanece atento, siente emociones positivas, se relaja, y todo esto favorece la comunicación. Se pierde el miedo a la bata blanca, provocado por anteriores experiencias negativas en la consulta o en el hospital, y aumenta la interacción con el psicólogo. La comunicación fluye, el niño es menos apático y se desinhibe,  se eliminan o atenúan tensiones y ansiedades. La magia se utiliza para romper el hielo.

La magia se introdujo en los grupos de psicoterapia del Policlínica de Especialidades del Hospital Infantil Norte Docente Dr. Juan de la Cruz Martínez Maceira, de Santiago de Cuba, en cada sesión psicoterapéutica. Los resultados fueron positivos: los niños se mostraban muy interesados porque llegara ese momento, con ganas de participar, se comunicaban entre sí y se mostraban alegres.

Montoya Pérez apunta algunas ventajas que ofrece la magia en la psicoterapia:

Favorece la confianza entre psicoterapeuta y el niño, rompiendo los estados de apatía, ansiedad o resistencia a establecer una relación terapéutica, disminuye la timidez en los niños, posibilita la aparición de estados de relajación en los niños, motiva, provocan la continuidad del tratamiento, permite realizar diagnósticos más objetivos, ya que si el paciente está relajado, se proyecta y manifiesta tal como es.

Enlace al estudio completo

Foto: Dani Vázquez

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.