Ir al contenido principal

La Psicología Positiva del siglo XXI

En el pasado siglo XX los psicólogos se ocuparon principalmente de las carencias y trastornos psicológicos: depresión, estrés, ansiedad, adicciones, trastornos de la alimentación, etc. De cada 100 artículos de psicología dedicados a la tristeza, solo se publica uno sobre la felicidad. Una psicología para este siglo debería ocuparse no solamente de reparar el daño psicológico, sino de estudiar las cualidades positivas para aumentarlas.

Los temas de la psicología positiva no son nuevos: estudios clásicos sobre apego, inteligencia emocional, conductas prosociales o valores humanos, pero fue Martin Seligman, en su discurso como presidente de la American Psychological Association, en 1998, quien señaló a la psicología positiva como una de las directrices básicas hacia la que debería ir la nueva psicología.

Son temas de la psicología positiva la felicidad, la motivación intrínseca, las ilusiones positivas, la sabiduría, el talento, los mecanismos adaptativos, la creatividad y el desarrollo humano óptimo. Y sus pilares básicos son el estudio de las emociones positivas (sobre todo las fortalezas y virtudes, pero también las habilidades como la inteligencia), de los rasgos positivos y de las instituciones positivas (como la democracia, las familias unidas y la libertad de información).

Aunque los datos científicos dicen que es poco probable que una persona cambie su nivel de felicidad continua, al igual que sucede con el peso corporal, que hace que quienes hacen dieta casi siempre recuperan los kilos perdidos, las personas tristes no son felices de forma duradera y las felices no se sienten tristes de forma duradera, EL MOVIMIENTO DE LA PSICOLOGÍA POSITIVA está demostrando que se puede vivir dentro de los límites más elevados del rango fijo de felicidad.

Así, las emociones positivas como la seguridad, la esperanza y la confianza son más útiles en momentos difíciles que en los fáciles. Comprender y reforzar instituciones positivas como la democracia, la unión familiar y la libertad de prensa cobran una importancia notoria.

Las fortalezas y las virtudes actúan a modo de barrera contra la desgracia y los trastornos psicológicos y pueden ser la clave para aumentar la capacidad de recuperación.

La Psicología positiva provee de las herramientas para identificar nuestros aspectos más positivos y desarrollarlos, con el objetivo de mejorar nuestra vida y las de la que nos rodean.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos , diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación , que tienen efectos motivadores , es decir, movilizan para la acción, y una finalidad : la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar la dejo a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria .

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

(Artículo de profesional colaborador) Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.