Ir al contenido principal

El capital psicológico

Durante mucho tiempo la psicología se ha ocupado principalmente de los trastornos, déficit o desordenes psicológicos de las personas, hasta que la psicología positiva surgió para decir que otro objetivo debería ser la potenciación de las cualidades positivas para prevenir lo anterior.

En el campo del trabajo, la psicología organizacional se ocupa de reconocer los conflictos entre las organizaciones y sus integrantes, y buscar soluciones para lograr un clima laboral idóneo, y más concretamente, la psicología organizacional positiva surge como un nuevo enfoque en la gestión de los recursos, basándose en la teoría e investigación de la psicología positiva. Luthans (2002) definió el "comportamiento organizacional positivo" como el estudio y la aplicación de las capacidades psicológicas y las fortalezas que pueden ser medidas, desarrolladas y gestionadas eficazmente para mejorar el rendimiento en los lugar de trabajo".

Este mismo autor definió el capital psicológico, frente al humano o social, como el estado psicológico positivo  caracterizado por tener confianza (es decir, la autoeficacia) para asumir y llevar a cabo con éxito una tarea desafiante, hacer una atribución positiva (sería el optimismo) sobre el éxito actual y futuro, perseverar en la búsqueda de los objetivos y, en caso necesario, redireccionar los esfuerzos hacia las metas (esperanza) a fin de tener éxito, y en cuarto lugar, a pesar de los problemas, fortalecerse en la adversidad (resiliencia) para alcanzar el éxito.

Se compone, pues, de cuatro dimensiones:

-Autoeficacia.

-Optimismo.

-Esperanza.

-Resiliencia.

El capital psicológico es concebido como la valoración positiva de las circunstancias y posibilidades de éxito basadas en el esfuerzo y perseverancia. Es un estado y no un rasgo, por lo que puede ser desarrollado, modificado y aprendido.

Este uso óptimo del capital humano puede ser clave en la ventaja competitiva entre organizaciones.

Fuente: Capital psicológico: un constructor fundacional dentro de la psicología organizacional positiva, Andrés Cabeza Corcione.

Comentarios

  1. el dia de ayer el profesor nos grito y le dijo a un niños que no se las de artista el lo desafía

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.