Ir al contenido principal

Indicadores de una posible adicción a Internet

Internet y los aparatos informáticos son, en principio, un recurso y no un fin. Pero para muchos se puede convertir en una obsesión o adicción cuando el deseo o el impulso por el consumo de la tecnología aumentan sin poder controlarlo. El atractivo de internet y de las tecnologías de la información y la comunicación, las TICs, está en la rápida respuesta, las recompensas inmediatas, la interactividad y la visibilidad social virtual, siendo su uso normal positivo.
Se tiene adicción a algo cuando hay una inclinación desmedida hacia alguna actividad, y no tiene por qué haber una sustancia química de por medio. La adicción crea dependencia, hay pérdida de control y limita la libertar del adicto. El mecanismo de la adicción es siempre el mismo: al principio la conducta adictiva se refuerza positivamente -se realiza la acción por placer- pero después se controla por reforzadores negativos -se realiza para evitar los efectos negativos que aparecen cuando no se realiza la actividad y para buscar el alivio al malestar emocional (ansiedad, aburrimiento, ira, nerviosismo).
SEÑALES DE ALARMA:
1.-Privarse de sueño, dormir menos de 5 horas al día para estar conectado a internet más tiempo.
2.-Descuidar otras actividades importantes, como la familia, amigos, estudios o el cuidado de la salud.
3.-Recibir quejas de alguien cercano en relación al uso excesivo de internet.
4.-Pensar en internet continuamente, incluso cuando no se está conectado, irritarse cuando la conexión falla o es lenta.
5.-Mentir sobre el tiempo real que se está conectado.
6.-Aislarse socialmente, mostrarse irritable y bajar el rendimiento en los estudios.
7.-Sentir euforia y activación anómalas cuando se está delante del ordenador.
Los jóvenes son un grupo de riesgo porque suelen buscar nuevas sensaciones, son más impulsivos y curiosos, están más familiarizados con las nuevas tecnologías (se les llama nativos digitales), son más vulnerables que los mayores. Para protegerlos los padres y educadores deben ayudarles a desarrollar habilidades de comunicación cara a cara,
1.- Limitando el uso de dispositivos pactando las horas de uso del ordenador, tablets y móviles y ubicando los dispositivos en lugares comunes de la casa.
2.-Fomentar la relación entre otras personas.
3.-Potenciar aficiones como la lectura, deporte, etc.
4.-Desarrollar actividades en grupo.
5.-Estimular la comunicación y el diálogo en la propia familia.

Fuente: Revista Adicciones: "Adicción a las nuevas tecnologías y a las redes sociales en jóvenes". Sociedad Científica Española de Estudios sobre Alcohol, el Alcoholismo y las otras Toxicomanías.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos , diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación , que tienen efectos motivadores , es decir, movilizan para la acción, y una finalidad : la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar la dejo a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria .

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

(Artículo de profesional colaborador) Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.