Ir al contenido principal

Claves del Burnout y la adicción al trabajo


Pasamos gran parte de nuestra vida en el trabajo, de hecho, somos el único ser vivo que es capaz de trabajar, y no sólo se hace para subsistir sino también para sentirnos realizados.

El trabajo implica un compromiso además de físico, psicológico y social y es más que pasar la jornada en el centro laboral trabajando, implica una relación social y afectiva con los demás y nuestro entorno que puede afectar a la salud mental.

Dos alteraciones conocidas son la adicción al trabajo y el síndrome de Bournout, que en un principio surgen de la relación con el trabajo, también están condicionadas por las creencias irracionales de los trabajadores. Esto ocurre cuando se equipara la capacidad en el trabajo con el valor como persona del trabajador, por ejemplo

En un artículo de Jean David Polo Vargas, Vianny Santiago Briñez, María Camila Navarro Segura y Alejandra Alí Nieto, Universidad del Norte-Colombia (2015) se analizan la relación entre estos tres aspectos: la adicción al trabajo el síndrome de Burnout y las creencias irracionales.

Hacen referencia a Ellis (1985), que define las ideas irracionales como aquellas cogniciones, ideas y filosofías que sabotean y bloquean el cumplimiento de las metas más importantes o básicas de la persona. Las demandas organizacionales se pueden transformar en estresores para el trabajador, facilitando la presencia de creencias irracionales en los trabajadores debido a que el estrés puede generar interpretaciones distorsionadas de la realidad (p.e. si no cumplo con mi trabajo van a pensar de mí que no valgo nada como persona).

Así, la creencia irracional de que no sólo se debe cumplir con el trabajo sino que también hay que sentirse comprometido con él y estar disponible siempre ante los requerimientos puede llevar a la aparición de la adicción al trabajo o workalcholism, que se define como el daño psicosocial que impulsa al trabajador a la irresistible necesidad de trabajar constantemente. Otras creencias pueden ser necesidad de aprobación de los compañeros, miedo a equivocarse y necesidad excesiva de control.

Con el síndrome de Burnout ocurre que debido al agotamiento físico y mental por las exigencias y estresores del trabajo, el trabajador presenta síntomas de agotamiento emocional, despersonalización, y evalúa negativamente su eficacia profesional. Aquí también surgen creencias irracionales como pensar que hay que estar a la altura de las exigencias laborales y de la sociedad (ambición, mejor sueldo, éxito laboral,...) y se tiene baja tolerancia a la frustración.

El artículo de estos investigadores apunta las consecuencias físicas de ambos destacando las anomalías cardiovasculares, cefaleas y migrañas, alteraciones dermatológicas y menstruales, disfunciones sexuales y dolores musculares. A nivel somático puede aparecer fatiga crónica, cansancio, dolores musculares, insomnio, alteraciones respiratorias, gastrointestinales, hipertensión, mal nutrición y altos niveles de colesterol. A nivel psicológico puede aparecer agotamiento emocional, impaciencia, irritabilidad, ansiedad y sentimientos depresivos. Y a nivel cognitivo aparecen los pensamientos pesimistas, irracionales y catastróficos (baja realización en el trabajo, frustración, baja autoestima y autoeficacia).

También puede existir relación entre estos dos trastornos laborales, la adicción al trabajo puede llevar al síndrome de Burnout (Maslach, 1986).

Los autores afirman, finalmente, que no hay muchos datos estadísticos, en muchos países aun no se cataloga la adición al trabajo como un problema, todo lo contrario: en muchos ámbitos laborales se promueve un perfil del trabajador con alto compromiso laboral, responsabilidad y dedicación excesiva, lo cual fomenta una mayor prevalencia de este tipo de adicción.

Se puede decir que las variables ambientales negativas mencionadas actúan como disparadores de estos problemas cuando coexisten con variables personales negativas (como carecer de estrategias de afrontamiento o personalidad no resistente, por ejemplo). Por lo tanto, se hace necesario que las organizaciones se interesen además de por las necesidades generales de los empleados, por la particularidad de cada uno de ellos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.

La competencia de trabajo en equipo

¿Te gusta trabajar solo o prefieres trabajar en equipo? ¿piensas que se trabaja igual individualmente y en equipo?  ¿crees que son necesarias las técnicas de  Team Building  y de  motivación laboral ? En este artículo te explico lo que es la competencia de trabajo en equipo. Los cambios que han experimentado las organizaciones en las últimas décadas -cambios estratégicos, económicos y tecnológicos- está provocando que la manera de trabajar sea más colaborativa o cooperativa entre los trabajadores que las integran. La complejidad de las organizaciones y del mundo laboral en general generan diferentes situaciones que requieren diversidad de habilidades, adaptabilidad y altos niveles de conocimiento, y el trabajo en equipo es el modelo óptimo para conseguir la ventaja competitiva  en la empresa que permite aumentar la productividad, la innovación y la satisfacción en el trabajo. La colaboración y cooperación entre los miembros de la organización son necesarias para realizar las tareas, p