Ir al contenido principal

Relación entre motivación e inteligencia

Según la Teoría de las Inteligencias Múltiples del neuropsicólogo Howard Gardner (1983), la inteligencia no se entiende únicamente como los conocimientos básicos que adquirimos en el colegio, sobre aritmética, escritura, geografía o matemáticas, etc. Definió la inteligencia como la capacidad para resolver problemas cotidianos, para generar nuevos problemas y para crear productos o para ofrecer servicios dentro del propio ámbito cultural. Amplía el campo de lo que entendíamos por inteligencia, incluyendo a la capacidad para desenvolvernos en la vida, además del expediente académico que tengamos cada uno.

Según Gardner, existirían 8 tipos de inteligencia: la lógico-matemática, la lingüística, la corporal kinestésica, la espacial, la musical, la inteligencia naturalista, la interpersonal y la intrapersonal. Esta última es la capacidad de construir una percepción precisa respecto de sí mismo y de organizar y dirigir su propia vida. incluyendo la autodisciplina, a la auto comprensión y la autoestima. Otra capacidad es la de auto-motivarse, que nos permite hacer un esfuerzo, físico o mental, no por obligación, sino porque queremos hacerlo. Gardner definió inteligencia como una capacidad, es decir, como una destreza que se puede desarrollar. Para aprender a desarrollar esta capacidad hay que empezar primero por aprender a fijar objetivos, que son distintos de los deseos (deseos tenemos todos los días, todos somos buenos "deseadores", pero cuando lo ponemos en práctica es cuando se van materializando en objetivos, y esto es más difícil).

Poner en práctica este plan supone que en lugar de decidir cada día si ir al gimnasio o no, o cuánto comer, lo automatizamos y lo hacemos sin pensar. Por eso es más fácil cuando nos ponen una dieta, por ejemplo, llegar a la mesa con un menú prefijado y, sin pensarlo mucho, comemos lo que nos toca.

Otra cosa a tener en cuenta es la tolerancia a la frustración. No somos perfectos y puede que el plan no salga a la primera, para eso tenemos que ser tolerantes a la frustración y volver a empezar en cuanto notemos que no estamos siguiendo lo establecido.

infografia inteligencia emocional

 

 

 

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos , diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación , que tienen efectos motivadores , es decir, movilizan para la acción, y una finalidad : la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar la dejo a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria .

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

(Artículo de profesional colaborador) Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.