Ir al contenido principal

Un ejercicio de Mindfulness

Nuestra mente está continuamente reaccionando a los estímulos a los que nos exponemos: una respuesta de un amigo, una acción de otro conductor, e incluso a un pensamiento que nos surge sobre un acontecimiento del pasado. Y esas reacciones parecen que son inconscientes, es decir, que se producen sin que la "observemos" a nosotros mismos, sin mediar "nosotros mismos", ocurren como un resorte automático. Por ejemplo, cuando pensamos en la bronca injusta del jefe, automáticamente sentimos rabia, somos como marionetas controladas por los hilos de los pensamientos y las emociones.

El Mindfulness es un proceso que sirve para ser conscientes de ese proceso de acción-reacción sobre los pensamientos y las emociones, cuando se practica Mindfulness somos capaces de ver el proceso que se produce entre un estímulo y una respuesta, creando un tiempo para responder más adecuadamente de como lo hacemos generalmente, aportando también cierta libertad (de acción). Es como si cortáramos los hilos de esa marioneta sujeta a los pensamientos-respuestas.

La reacción a los estímulos supone inconsciencia y automatismo, ante algo agradable se reacciona positivamente, si no lo es, al contrario. Esto, que podría ser normal y beneficioso a priori, muchas veces no lo es, porque genera sufrimiento en la persona. Con la actitud mindfulness permitimos que nuestros pensamientos y emociones estén o sean, sin dejarnos arrastrar por hacia ellos.

Un estado mental de paz y serenidad, que la mente deje de reaccionar continuamente, cesar la voz que habla sin parar, el silencio mental, SON POSIBLES, y el MINDFULNESS puede ayudarte a conseguirlo.

Hay muchas formas de practicarlo, este es un ejercicio básico que busca practicar la atención en algo concreto, en un estímulo determinado, evitando que la mente divague de una cosa a otra. Y el objeto "clásico" es nuestra propia respiración:

Colocarnos en una postura cómoda, tumbados o sentados. Cerramos los ojos si nos apetece, aunque también podemos estar con los ojos abiertos en una habitación a solas y sin ruido.

Nos centramos en la respiración, fijando la atención en el estómago, notamos como se hincha a cada inspiración y como se desinfla con la espiración.

Nuestra mente, sin querer, se volverá a ir al tema que nos preocupa, pensamiento, recuerdo o a cualquier cosa del trabajo que nos preocupe, por ejemplo. Cuando lo advirtamos, volver a prestar atención en la respiración. Con la práctica, nos desviaremos menos de la atención y notaremos antes que nos hemos ido a otro sitio con el pensamiento.

Este sencillo ejercicio requiere práctica para que empecemos a notar sus beneficios y tiene muchas opciones, una de ellas es la relajación contemplativa, en la que podemos fijar la atención y la vista en un objeto de la habitación y "analizarlo" (aspecto, color, volumen, tacto,...).

Es aconsejable practicarlo a diario durante 10-15 minutos. Es una habilidad que requiere ser aprendida con su práctica.

mindfulness infografia

En el siguiente artículo hay varios videos interesantes sobre midfulness.

Comentarios

  1. […] Hay que abrir el campo de visión a otras posibilidades ,alternativas, creencias y opiniones. Lee el Nuevo post! […]

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.