Ir al contenido principal

¿Por qué nos dan miedo los robots humanoides? La Teoría del Valle Inquietante

No os pasa que cuando veis un robot con figura humanoide, lo que se le llama androide o robot humanoide, tenemos una extraña sensación desagradable, que nos llega incluso a sobrecoger y a sentirnos incómodos ante su presencia. Esta sensación la intenta explicar la teoría del valle inquietante (que también le han dado nombre ...).
La hipótesis es que cuando un robot antropomórfico se parece en exceso a la apariencia de un humano y a su comportamiento, se producen respuestas de rechazo, repugnancia o sensación incómoda. Si hiciéramos una gráfica que midiese la sensación que tenemos cuando vemos un robot humanoide,  conforme más se pareciera al hombre, sería más positiva y empática, pero pasado un grado de exactitud, la sensación bajaría en picado (este tramo sería el valle de la gráfica, línea azul). Y cuando el grado de similitud aumenta y se hace más evidente, se recupera la respuesta emocional positiva, llegando a un nivel de empatía similar al de un humano, completándose el valle en la gráfica, como se puede observar en el gráfico inferior:

Valle_inexplicable2  El bache que observamos equivale a una respuesta de rechazo se produciría cuando lo vemos casi como un ser humano, pero algo extraño, siendo imposible tener empatía en la relación humano-robot.

El término valle inquietante fue acuñado por el profesor experto en robótica Masahiro Mori, en el año 1970. Se han formulado varias hipótesis para explicar este fenómeno, una de ellas sería por la activación de un mecanismo cognitivo (o dicho de otra forma, que estamos programados ) para impedir la selección de parejas con poca fertilidad o pobre salud hormonal o del sistema inmune, que lo "delataría" por sus rasgos faciales. Otra explicación tendría que ver porque cuando vemos a un robot parcialmente desmontado, nos evoca a la muerte, con el consiguiente rechazo y miedo, y al parecerse o intentar imitar al hombre, un miedo a ser reemplazado por el robot.

La teoría que más apoyo tiene es que el aspecto casi similar al ser humano tendría connotaciones de enfermedad, observable por el color pálido, el gesto artificial, la torpeza de los movimientos, entre otros, que evocaría a enfermedades, anomalías congénitas, e incluso a cadáveres.

Un caso curioso fue la película cortometraje de Pixel de 1988, en este caso no era un robot sino una animación de un bebe, que, al contrario de lo que se buscaba, produjo reacciones negativas y de rechazo en el público que vió el corto.

https://youtu.be/5vf-YmBz5tI

Esta inquietud que nos produce este fenómeno sería una forma inconsciente de proteger a la especie humana de la enfermedad, de la muerte y de defensa de la perpetuación de la especie. Foto: De Edgar Talamantes - Original de es.Wikipedia, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=3669423

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.