Ir al contenido principal

Cómo mejorar la satisfacción en el trabajo

En los últimos años numerosas investigaciones han demostrado que la satisfacción laboral de los empleados está muy relacionada con la productividad y el desempeño laboral (estos dos deberían ser los objetivos principales de la empresa). Y esta influencia parece ser que se da más en el sentido que la satisfacción influye en la calidad del desempeño laboral, que al contrario.


La satisfacción laboral es una respuesta psicológica que integran sensaciones, ideas e intenciones de actuar, con las que las personas evalúan de forma afectiva y cognitiva sus experiencias laborales. Es una actitud laboral y un conjunto de respuestas cognitivas y emocionales. Yukl (2008) lo definía como el sentimiento positivo que experimenta un sujeto por el hecho de realizar un trabajo que le interesa, en un ambiente que le permite estar a gusto, dentro del ámbito de una empresa que le resulta atractiva y por el que recibe una serie de compensaciones acordes con sus expectativas.


A todos nos gustaría estar en una situación de plena satisfacción laboral, para conseguirlo hay que saber los antecedentes de esta, en qué situaciones o qué tipo de personas son las que promueven este estado positivo.


En cuanto a las variables individuales, la edad  es una de ella, a mayor edad, mayor satisfacción laboral, aunque no hay mucho consenso ya que también hay otros estudios que dicen lo contrario. En cuanto al sexo de los empleados, las mujeres suelen estás más satisfechas con el trabajo. Con respecto al estado civil, los casados o los que tienen pareja también estás más satisfechos que los solteros sin pareja y suelen mantener más tiempo su empleo. Y en cuanto a la experiencia laboral, se ha determinado que los que llevan más años trabajando están más satisfechos con su puesto.


En lo que respecta a las variables situacionales, se encuentran la flexibilidad laboral, que ayuda a una mayor satisfacción, así como la autonomía, la retroalimentación, apoyo del jefe, clima laboral, y justicia.


La empresa también puede contribuir a aumentar la satisfacción de los empleados con políticas de salarios justos, preparación de los empleados para aumentar la productividad, o  estableciendo premios de reconocimiento de trabajos destacados.


La satisfacción o felicidad laboral va a influir también positivamente en la satisfacción con al vida en general, por eso, las empresas no deberían estar pendiente solo de cumplir los objetivos de productividad, sino también de la felicidad de todos los empleados que integran la organización laboral, aunque solo sea para repercutir después en la susodicha productividad.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.