Ir al contenido principal

¿Qué es el método SHEC?

Cada día aparecen nuevos medicamentos y técnicas de intervención en medicina que mejoran nuestro bienestar y nuestra salud. Todo evoluciona en el campo de la salud para mejor, incluso en la psicología, aunque nos parezca que es algo del pasado y muchos conozcan únicamente como psicólogo prestigioso a Sigmund Freud (realmente es el psicólogo que menos reconocimiento académico tiene, después de él han surgido distintas psicologías con distintos enfoques hasta llegar a la actualidad con las terapias de tercera generación).

La psicóloga y coach Maruxa Hernando Martínez ha creado un método para hacer psicoterapia llamado SHEC (acrónimo de Sincronizacion HEmisferios Cerebrales), basado en la neurociencia -ciencia que estudia cómo funciona nuestro cerebro, y más concretamente en la neurofisiología. Sabiendo cómo se recibe y procesa la información del exterior, se puede atajar un problema emocional buscando nuevas rutas neuronales distintas a las usadas y que causan dolor.

El método se aplica a distintas patologías y tiene como fin combatir el dolor emocional producido por situaciones traumáticas vividas, conflictos personales de difícil solución, ansiedad, fobias, y en general aquellos trastornos del estado de ánimo y de la personalidad.

Ayuda en los procesos de aprendizaje, en la toma de decisiones, la autoestima, el cambio de creencia, la autoconfianza y el manejo de las emociones, tan importantes en el funcionamiento de nuestra mente para llevar una vida plena.

Cuando se sufre una situación traumática o impactante, como puede ser un abandono, un abuso psicológico, por ejemplo, nuestra respuesta natural puede bloquearse. En estos desajustes emocionales interviene una parte del cerebro, la amígdala, que queda altamente activada generando emociones que producen síntomas como miedo, angustia, tristeza y disfunciones en el pensamiento como creencias negativas, baja autoestima y si no aprendemos a manejar nuestras emociones la situación se puede agravar.

Todo esto es además el origen de trastornos mentales más graves como la depresión, el trastorno obsesivo compulsivo, el trastorno bipolar, las fobias, o los ataques de pánico (los llamadas trastornos del estado del ánimo o trastornos emocionales).

Se puede aplicar este método en las siguientes situaciones:

-Situaciones traumáticas vividas en otro momento o en el presente.

-Situaciones de difícil solución.

-Malestar emocional.

-Ansiedad.

-Duelos y pérdidas.

-Trauma por accidente y operaciones.

-Abusos y violación.

-Fobias.

-Pánico.

-Toma de decisiones.

-Lograr un pensamiento positivo.

-Ayuda en los procesos de aprendizaje, toma de decisiones, autoestima, cambio de creencias, autoconfianza y manejos de emociones.

¿Cómo se aplica el Método SHEC?

Lo primero es elaborar una historia clínica junto al paciente, identificando los hechos que originan el malestar: hechos del pasado y situaciones presentes.

El terapeuta elabora un plan de tratamiento que va de unas cuantas sesiones, en las situaciones menos graves como fobias o accidentes, a, incluso, en las situaciones más graves como depresiones o adicciones, a más de un año.

La novedad de este método está en emplear unas gafas hemisféricas, que van realizando una activación cerebral para elaborar esas situaciones con rapidez, lo cual logrará, posteriormente, eliminar la sintomatología que causa el problema. La activación se realiza de forma alterna en los dos hemisferios cerebrales y se compara su información. Por, ejemplo, se puede activar  el campo visual (a través de la luz), que hace que se active uno de los dos hemisferios, o a través del sonido y los movimientos bilaterales

La formación de psicólogos en este método está extendido a todo el territorio nacional y no es raro encontrar en cualquier provincia a profesionales de la psicología que puedan aplicar este método con éxito, como este equipo de psicólogos de Alicante

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.