Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2020

El síndrome de la cabaña. Diario del coronavirus

03 de mayo de 2020. Ahora que empezamos a salir a la calle y retomamos algunas actividades como el deporte, está surgiendo un tema interesante desde el punto de vista psicológico, en el que nunca habíamos pensado. Mucha gente, entre la que me incluyo, ha aprovechado esta situación de confinamiento para poner al día la lista interminable de tareas en casa (en el sentido literal lo de interminable): desde pintar o hacer arreglos a leer ese libro que teníamos en la repisa listo para ser empezado y para el que no encontrábamos un rato siquiera. Hemos hecho muchas cosas, hemos tenido tiempo de aburrirnos, de sentarnos en el sillón y mirar por la ventana sin pensar en nada... Después de muchas semanas de adaptación a nuestra propia casa -tiene tela la frase, que no es sino un indicativo del nivel de histeria colectiva para tener experiencias y vivir la vida a tope, que tendríamos que repensar seriamente- hemos descubierto lo bien que se está, lo que nos cunde el tiempo, la necesidad que tení