Ir al contenido principal

Cómo sobrevivir a la pandemia informativa del coronavirus


7 de mayo de 2020





Después de casi 2 meses en casa, las métricas de las tecnológicas en cuanto al uso de los dispositivos digitales como móviles, tablets, ordenadores, apps de chat y redes sociales se han disparado.

Algunos se han adaptado rápidamente, han dejado el móvil en la mesita del salón, y han cogido un libro, se han subscrito a su revista favorita o se han puesto a hacer las tareas pendientes "de larga duración" que tenian apuntadas.

Otros, al contrario, han doblado el tiempo que navegan por sus redes sociales y otros sitios de relaciones interpersonales, la consecuencia: aumenta la desinformación. Cuantos audios y video hemos recibido, anonimos, pero todos de expertos en la materia (médicos, virólogos, ...) que aseguran una u otra cosa.Aquí os dejo algunos consejos para sobrevivir a toda esta oleada de fakes news o bulos que se ha convertido en la segunda pandemia actual:

1º. Lo primero a tener en cuenta es que esta situación es nueva, el virus es un total desconocido, no sabes casi nada de él, lo que sabemos va cambiando porque hay nuevos estudios que contradicen a los anteriores. Por lo tanto, lo que hoy alguien pueda afirmar, viniendo de una fuente oficial, mañana puede no ser tan cierta. No por esto se puede considerar un bulo, sino que la información se ha actualizado. Por lo tanto, seguir siempre las recomendaciones oficiales, y estar al tanto de sus actualizaciones.

2º. Si no puedes desconcetar tus redes sociales al menos deja de ver los audios, vídeos y textos anónimos que seguramente tendrán una connotación negativa y lo único que harán será cabrearte un poco más de lo que estas por llevar confinado tanto tiempo y no poder llevar la vida, más o menos, que llevabas antes. Al principio cuesta no darle al play de ese video, pero en unos días lo habrás conseguido y habrás ganado tiempo para, por ejemplo, pensar en aquella receta o en aquel tema que te gustaba. Nos falta tiempo para la reflexión y la contemplación, aburrirse es buenísimo para la mente, desde a los niños a los adultos.

Con la búsqueda de las actualizaciones en las redes sociales lo único que consigues es hacer que tu mente no descanse durante esos minutos libres entre actividades con la familia o tus propias actividades hogareñas, porque la queremos tener ocupada y produciendo todo el día. Da igual actualizar una o dos veces al día tus redes sociales, que cada media hora, el número de novedades serán las mismas, tu tiempo empleado se habrá multiplicado. Este hábito se puede convertir en accciones propias de un trastorno obsesivo compultivo -TOC- en el que la verificación de una acción nos produce placer momentáneo de seguridad.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.