Ir al contenido principal

Qué hacer para mantener el amor de pareja.





A pesar de la bajada del número de divorcios en 2020 por la pandemia del coronavirus, la tendencia en los últimos años es a seguir aumentando en todo el mundo. Mantener una relación es algo que requiere esfuerzo y determinación, no es solo un sentimiento. Hay que trabajarlo cada día y quizás los pequeños detalles diarios marquen la diferencia y determinen una larga y feliz relación.


    El psiquiatra Enrique Rojas, en su reciente libro Todo lo que tienes que saber sobre la vida, nos da unos consejos para mantener viva la llama del amor de pareja:

  1. Trabajar el amor a base de detalles pequeños positivos. El llamado intercambio de conductas gratificantes que refuerzan el amor. Lo contrario, su descuido, puede llevar a un abandono que finalmente puede destruirlo.

  2. No sacar la lista de agravios del pasado. Superar las heridas del pasado, aplicando el perdón las veces que sea necesario.

  3. Evitar discusiones innecesarias. Aprendiendo reglas con las que no se entran en debates estériles sobre pequeñeces o discrepancias sin importancia. Evitar que aparezca la obstinación que genera una competición dialéctica.

  4. Tener una buena comunicación, sabiendo dialogar con respeto y eficacia.

  5. Aprender a darle a las cosas la importancia que realmente tienen.

  6. Remontar el típico día o momento malo, pasarlo cuanto antes y no hablar nunca de separación (como amenaza o desahogo.

  7. Adquirir el don de la oportunidad para plantear un problema o algo complicado de resolver.

  8. Alcanzar una sexualidad positiva.

  9. Trabajar el amor elegido, no es solamente un sentimiento que viene o va, como se ha pensado por error. Su cuidado requiere un esfuerzo.

  10. Evitar horas o días sin hablarse. Si se pasan días sin hablar pueden aparecer ideas o pensamientos de recuerdos negativos, dando lugar a un monólogo interior que va a ser muy negativo.

  11. Combatir la tendencia a corregir al cónyuge, bien sea en público o en privado. Esto se da por falta de habilidad conyugal que a la larga deja una estela negativa.

  12. Valorar los hechos con ecuanimidad, moderación y equilibrio


El libro habla además de la madurez, la pornografía, cómo superar los traumas, la voluntad y la felicidad. Os lo recomiendo.

Lo podéis encontrar, entre otras librerías online, en La Casa del Libro.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.