Ir al contenido principal

Miguel Bosé y las teorías de la conspiración

Miguel Bosé cree que toda la crisis mundial de la Covid-19 es una conspiración, y así lo dijo en el programa Lo de Évole (18 de abril de 2021), programa de máxima audiencia en La Sexta (España).
Una teoría de la conspiración es un conjunto de creencias falsas en donde la causa última de una situación se debe a una trama de una serie de personas que colaboran en conjunto con un objetivo, a menudo de forma ilegal y en secreto (definición de Swamy y Furnham, 2014). Desde el punto de vista de la psicología es interesante saber las variables psicológicas que entran en juego, y de qué forma influyen en las personas, como el pensamiento analítico o la apertura mental, para así poder contrarrestar los sesgos (errores) cognitivos que determinan la creencia en estas teorías.
Hay 5 ingredientes en las teorías de la conspiración (Van Prooijen, 2014):
Patrones: la causa de un suceso no es fruto de la pura coincidencia, si no que está conectado con acciones de personas u objetos, se necesita encontrar una causa o motivo a un hecho, la covid tiene que ser provocada por alguien/algunas personas.
Agencia: tiene que haber algún propósito y hay un plan detallado, en este caso, según Bosé, por el grupo de Davos.
Coaliciones: intervienen más de una persona, es un complot, los ricos, los fascistas, la ultraderecha, etc.
Hostilidad: este grupo de personas son malvadas y egoístas.
Continuación: funcionan de forma continua, incierta y en secreto.
Las teorías de la conspiración aparecen en todas las culturas del mundo, afectan al comportamiento, creencias, salud y a las relaciones interpersonales de las personas que las siguen, son emocionales y se asocian al pensamiento intuitivo, en lugar del pensamiento analítico y el abierto (apertura mental), cómo sería lo lógico. 
Estas creencias son sociales, es decir, se desean compartir con los demás e impulsan el conflicto entre diferentes grupos sociales.
Si en una persona confluye un sentimiento de amenaza con la necesidad de establecer relaciones causales de unos hechos extraordinarios determinados, tenderá a dejarse influir por alguna teoría de la conspiración. 
Creo que hay que apoyarse en el pensamiento crítico, que es aquel que pone atención en el contenido y las pruebas, y es cuidadoso con la información. Y en la apertura mental, es decir, hay que cuestionarse incluso nuestras propias creencias y ver las distintas alternativas, para evitar caer en el sesgo de confirmación (solo buscamos información que demuestre lo que pensamos).
Miguel Bosé no aportó absolutamente nada para apoyar su postura, simplemente se limitó a decir que lo que decía era "la verdad", no aceptando entrar al debate con un experto en la materia. Es como si pidiera un acto de fe hacia su persona, qué divo él.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.