Ir al contenido principal

Creatividad y locura, las dos caras de una misma moneda


foto: https://flic.kr/p/fKcYrj


En el libro Dopamina, sus autores nos cuentan que la creatividad  y la locura (término coloquial que en este caso se refiere al trastorno mental grave de la esquizofrenia) pueden ir de la mano y que el límite entre ambas puede ser muy permeable.
La creatividad es la máxima expresión del cerebro, y los trastornos mentales son lo contrario. Ambas dependen de la dopamina y están estrechamente relacionadas. La esquizofrenia se caracteriza por la existencia de alucinaciones, generalmente auditivas (p.e. oir voces), y por delirios, que son creencias fijas contrarias a la visión de la realidad aceptada generalmente, como por ejemplo, con la vacuna del Covid nos han implandado un chip bajo la piel.
La actividad del cerebro se regula con los neurotransmisores, que son sustancias que se "transmiten" entre las neuronas, son la serotonina, las endorfinas, y  la dopamina, entre otras (se han llegado a identificar 60 sustancias distintas). La dopamina es la sustancia del cerebro que hace que hagamos planes de futuro, que te motiva para conseguir lo que no tenemos,  que impulsa a buscar cosas nuevas como el conocimiento, el amor y el poder.
La dopamina nos proporciona el poder de crear, nos permite imaginar lo irreal y conectar entre sí cosas que aparentemente no tienen ninguna relación. Pero un sistema dopaminérgico hiperactivo, usual en los genios creativos, los exponen al riesgo de padecer trastornos mentales, cuando lo irreal atraviesa los límites naturales y provoca paranoia, delirios y entusiasmo febril.
Cuentan una anécdota protagonizada por John Nash, un matemático premio Nobel que tenía ezquizofrenia. En una entrevista le preguntaron que cómo era posible que siendo matemático consagrado a la razón y a la demostración lógica, pudiera decir que los extraterrestres le enviaban mensajes, su respuesta fue que estas ideas vienen a su mente del mismo modo que lo hicieron sus ideas matemáticas. 
La dopamina es la responsable del enamoramiento, las adicciones, la creatividad y el progreso del ser humano, casi nada. Os recomiendo este libro.
Referencia: Dopamina, de Daniel Z. Lieberman y Michael E. Long. De venta en las principales librerías online o físicas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.