Ir al contenido principal

Sobre esta web


 Del "Mens sana in corpore sano", (Una mente equilibrada/sana en un cuerpo equilibrado/sano), nos hemos preocupado más de la segunda parte, quizás porque es la parte más fácil, obviando los cuidados diarios que necesita nuestra mente para tener una vida medianamente satisfactoria, a pesar de las incertidumbres personales que todos tenemos.
 La verdad es que el ejercicio físico ayuda y hay muchos estudios científicos que lo confirman, pero no es suficiente. En las últimas décadas del siglo pasado se popularizó la cultura del bienestar físico, seguro que alguna vez te has apuntado a un gimnasio, conoces varias dietas de adelgazamiento, sabes qué hacer en caso de un dolor muscular, o qué alimento tomar para prevenir un resfriado. 
 Ya forma parte de nuestra cultura el cuidado de nuestro cuerpo. El objetivo lo hemos cumplido: queremos y sabemos cuidarnos. Sin embargo, el conocimiento de nuestra mente y de cómo mantenerla en forma se ha descuidado, no se le ha dado la misma importancia.
La psicología, desde sus inicios, ha tenido como objetivo primordial el estudio y el desarrollo de terapias para curar las enfermedades mentales, dándose la paradoja que si bien hay hoy en día suficientes terapias de reconocida eficacia, a nivel mundial está aumentando la prevalencia de estos trastornos mentales.   Frente -o mejor dicho, junto- a esta "psicología del trastorno mental", desde hace varias décadas se ha ido desarrollando la psicología positiva, que se encarga precisamente del fomento de las virtudes y fortalezas humanas para evitar el trastorno y aumentar el bienestar personal, y a este ámbito de la psicología está enfocado esta blog, principalmente.
En IPSICOLOGO.com encontrarás muchos artículos de psicología positiva y psicología en general para mantener en forma nuestra psique.
(LA INFORMACIÓN CONTENIDA EN LOS ARTÍCULOS DE ESTA WEB NO PRETENDE SUSTITUIR LA RELACIÓN ENTRE UN PSICÓLOGO Y UN PACIENTE, SI FUERE NECESARIO).



Gabriel Solano,  Psicólogo graduado con Mención en Psicología de la Salud e Intervención en Trastornos Mentales y del Comportamiento.
Instagram: ipsicologo_com






Esta web tiene licencia Creative Commons


Comentarios

Entradas populares de este blog

Las emociones. La teoría de James-Lange

Una emoción es un proceso que implica una serie de condiciones desencadenantes o estímulos relevantes (lo que nos produce la emoción), la existencia de experiencias subjetivas o sentimientos, diversos niveles de procesamiento cognitivo (lo que pensamos), cambios fisiológicos o activación (los cambios en el organismos), patrones expresivos y de comunicación, que tienen efectos motivadores, es decir, movilizan para la acción, y una finalidad: la adaptación de la persona que siente esa emoción al ambiente en continuo cambio.

Adivinando lo que piensas. La estructura de nuestra memoria

Circula en Internet un email (también me ha llegado por Whatsapp!) con una prueba mental de sumas aritméticas con un final sorprendente. No cuento más, quien la quiera realizar está a continuación y para el que la conozca o para el que no le apetezca poner a trabajar un poco sus neuronas puede ir al final de post  donde podrá leer algo sobre las teorías que explican cómo almacenamos nuestro conocimiento en la memoria.

CUANDO L@S DOCENTES GRITAN

Hace unos días  en la puerta enorme de una escuela, colegio, centro escolar como lo conozcan, estaba esperando que me abrieran para poder retirar a mis hijas a la hora de salida del turno escolar, habíamos unas diez madres afuera esperando, sonó el timbre y se escucho a los niños y niñas caminar y hablar hacia la puerta, eso es normal, lo que no era normal eran los gritos de la maestra que les decía a gritos: "Formense, escúchenme  no se van si no se forman!!, se callan!!! pero están sordos!!! los gritos siguieron durante diez minutos, entre los pedidos desaforados de la docente y el habitual barullo de los niños, retardó la salida diez minutos amenazándoles que no saldrían si no se callaban, finalmente consiguió que nadie hablara, la maestra que gritaba abrió la puerta y nos brindó una mirada desafiante a las madres que creo yo también teníamos miedo que nos gritara, tomamos a nuestros hijos y salimos de ahí.